El Forjista

Juan Domingo Perón

Capítulo 33 - América Latina unida

El historiador revisionista y diputado por el peronismo Ernesto Palacio le presenta a Perón a Manuel Ugarte, un luchador incansable que recorrió Latinoamérica y que escribió profusamente sobre la necesidad que América Latina conformara una sola nación como única forma de evitar la injerencia de las grandes potencias en sus asuntos internos y como una gran posibilidad de despegue para su economía.

Perón coincidía con Ugarte, a quién designó como embajador en México, en la necesidad de comenzar a dar el primer paso en la integración de los países latinoamericanos, como consecuencia de esa concepción unificadora fue que el gobierno peronista firmó distintos acuerdos con los países hermanos, con Perú lo hizo el 15 de junio de 1946, y así siguió buscando lazos de amistad y firmando otros compromisos con Ecuador el 5 de agosto de 1946, con Paraguay el 16 de noviembre, con Chile el 13 de diciembre de 1946, con Uruguay el 20 de diciembre y Bolivia el 26 de marzo de 1947.

Este legítimo interés por unificar acciones y propuestas levantó las suspicacias del gobierno de los Estados Unidos que se consideraba prácticamente dueño de toda América, el 20 de mayo de 1947 el director de la Oficina de Asuntos de las Repúblicas Americanas, Ellis Briggs, escribió: “Existe el peligro de que la Argentina aspire a organizar un bloque del Cono Sur, bajo la dominación política y económica argentina… Los Estados Unidos deben oponerse a cualquier desarrollo que pueda facilitar la formación de tal bloque”.(1)

En agosto de 1947 se realizó la Conferencia Interamericana para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad en Río de Janeiro, reunión por la que pasó Eva Perón de regreso al país luego de su viaje a Europa, lo más importante de la Conferencia fue que se firmó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), este acuerdo planteaba que un ataque contra un estado americano debía ser considerado como una agresión a toda América.

La firma del TIAR por parte de nuestro país es considerado como una concesión del gobierno argentino hacia los Estados Unidos, porque estaba destinado a comprometer a todos los países de América en una hipotética guerra entre los Estados Unidos y la URSS, lo cierto es que no tuvo ninguna consecuencia para el país, eso sí cuando en 1982 en la Guerra de la Malvinas el gobierno argentino trató que se pusiera en práctica, los Estados Unidos colaboraron con los ingleses o sea con la potencia extra continental, de igual forma que lo hizo la dictadura chilena.

A fines de 1947 se efectuó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Ocupación realizada en La Habana, el representante argentino Diego Luis Molinari realizó una exposición claramente antiimperialista, cuestionando la política norteamericana de impedir el desarrollo industrial de los países latinoamericanos.
En abril de 1948 se desarrolla la IX Conferencia Interamericana en Bogotá, el canciller Bramuglia rechaza cualquier organismo militar con predominio norteamericano, México adopta una posición similar, los Estados Unidos ya estaba tramando la conformación de la OTAN que lograría impulsar al año siguiente.

Esta reunión fue suspendida cuando estalló el Bogotazo con motivo del asesinato del líder del Partido Liberal Jorge Eliecer Gaitán, un político con ideas progresistas.

El gobierno argentino había organizado paralelamente a esa reunión, una reunión de estudiantes universitarios donde se levantaría la voz alentando la independencia de Puerto Rico y el Derecho Argentino sobre las Islas Malvinas en una clara identificación con la causa anticolonialista, en esta reunión iba a ser cerrada con un discurso de Gaitán pero su asesinato lo impidió.

Uno de los universitarios que concurrió al congreso era un joven cubano llamado Fidel Castro de 21 años, que en 1981 recordó que: “Por aquella época existían ya las contradicciones fuertes entre Perón y los Estados Unidos. Los peronistas realizaban actividades, enviaban delegaciones a distintos países, se reunían con estudiantes, distribuían material, y de esa coincidencia entre los peronistas y nosotros surgió un acercamiento táctico con ellos … Por aquellos días circularon entre los estudiantes folletos con los discursos de Perón dirigidos a los trabajadores; sus alegatos nacionalistas, sus apelaciones a las masas, su lucha contra los oligarcas, ejercían entre nosotros alguna atracción, aunque con reservas, por su carácter caudillista y militarista, ya que la mayoría de nuestra prensa, copiando las consignas de los Estados Unidos, había inculcado durante años en nosotros esas reservas. Hicimos contacto con algunos delegados del movimiento peronista que por aquellos días visitaban a Cuba y que se comprometieron a movilizar los centros estudiantiles de las zonas donde tenían su influencia, nosotros enviamos delegados a Centroamérica y partimos para Colombia pasando por Panamá y Venezuela”.(2)

Por aquellos años Fidel era un nacionalista revolucionario, no marxista, que había viajado a Colombia con un pasaje pagado por la embajada argentina en Cuba, era un gran admirador de Gaitán y discrepaba con los comunistas que lo asociaban con el fascismo.

Rogelio García Lupo un gran periodista y escritor, expresó: “La sospecha de que Fidel Castro era un agitador rentado del gobierno argentino acompañó al líder cubano durante algún tiempo y todavía en su cautiverio de la isla de Pinos, después del asalto al Moncada, la embajada argentina en Cuba continuó enviándole propaganda oficial del gobierno peronista, que había entrado en su etapa final”. (3)

Además, el gobierno alentó una clara política de acercamiento y de complementariedad económica hacia Chile y Brasil, el 13 de diciembre de diciembre de 1946 firma con el presidente chileno Gabriel González Videla un pacto de Unión Aduanera, por el cual se eliminaban los aranceles que cada uno de los paises exportara al otro, salvo una lista de productos excluidos.

Perón se alegró por el triunfo de Carlos Ibáñez en Chile en 1952, el chileno invitó a Perón a visitar su país que se concretó el 20 de febrero de 1953 donde se firmaron acuerdos que sostenían el principio de integración económica.

Recíprocamente en julio de mismo año fue Ibáñez quien visitó la Argentina donde fue agasajado por el Congreso y participó de una concentración popular para mostrar la hermandad entre ambos países.

En 1950 en Brasil accede al gobierno por elecciones Getulio Vargas que ya había gobernado entre 1930 y 1945, el presidente brasileño estaba muy interesado en estrechar relaciones con nuestro país. El ministro de Trabajo, Joao Goulart, conocía a Perón y había viajado varias veces a la Argentina, la oposición y el empresariado cuestionaba esas relaciones con el peronismo, Vargas sometido a grandes presiones por las corporaciones se suicidó en 1954, en 1961 asumirá la presidencia Joao Goulart que fue derrocado tres años después con el apoyo de los Estados Unidos que lo acusaba de aplicar soluciones peronistas.

Pero sin duda el país con que Perón  mantuvo mejores relaciones fue con Paraguay, viajó a ese país en octubre de 1953, al que retornó antes de un año para realizar un acto de inmensa justicia, regresar los trofeos tomados por nuestro país en la vergonzosa Guerra de la Triple Alianza, donde en nombre de liberalismo se destruyó ese gran país, su viaje estaba pactado para mayo de 1954 pero el golpe de estado que llevó a Alfredo Stroessner al poder postergó el viaje que se efectuó tres meses después, este acto de Perón hizo que nunca el pueblo paraguayo lo olvidara y le estuviera permanentemente agradecido. 

Más recientemente en 2014 la presidente Cristina Fernández de Kirchner entregó al Paraguay muebles que pertenecieron al Mariscal Francisco Solano López también saqueados en aquella terrible y ignominiosa guerra.

En un discurso realizado en noviembre de 1953 Perón señala: “Pienso yo que el año 2000 nos va a sorprender o unidos o dominados; pienso también que es de gente inteligente no esperar que el año 2000 llegue a nosotros, sino hacer un poquito de esfuerzo para llegar un poco antes del año 2000 y llegar un poco en mejores condiciones que aquellos que nos podrá deparar el destino mientras nosotros seamos yunque que aguantamos los golpes y no seamos alguna vez martillo, que también demos algún golpe por nuestra cuenta” Para concretar el proyecto “…empecé a trabajar sobre los pueblos y tampoco olvidé de trabajar a los gobiernos y durante seis años trabajábamos activamente en los pueblos, preparando la opinión…Conversé con los que iban a ser presidentes, por lo menos, en los dos países que más nos interesaban: con Getulio Vargas y el general Ibáñez. Vargas estuvo total y absolutamente de acuerdo con esta propuesta y en realizarla tan pronto él estuviera en el gobierno. Ibañez me hizo exactamente igual manifestación y contrajo el compromiso de proceder lo mismo. Yo no me hacía ilusiones…porque también sabía que eran hombres que iban al gobierno y no iban a hacer lo que quisieran, sino lo que pudieran”.(4)

Con otro país con el mantiene relaciones cordiales es con el surgido de la revolución boliviana de 1952 que llevó a la presidencia a Paz Estenssoro, país con el que también firma importantes acuerdos comerciales.
Mientras transcurría el gobierno de Perón se desarrolló la intervención de los Estados Unidos en Corea que concluyó con la división del país en dos, se especuló que Argentina podía participar en ayuda de los Estaods Unidos, sin embargo, eso no ocurrió.

Félix Luna nos dice sin embargo que a Perón le hubiese encantado llevar al país a la guerra, pero sin embargo hizo caso al sentir mayoritario que consideraba que no se justificaba una intervención en aquel país.

Siempre está rondando la intención de los antiperonistas de mostrar un Perón que se contradice, pero los  que se contradicen son ellos porque lo acusan de querer congraciarse con los Estados Unidos a pesar de todo lo que estamos señalando van en el sentido contrario, para después acusar a Perón de que llevó a la Argentina a estar aislada del mundo precisamente por no ser docil a los deseos norteamericanos, argumento que escuchamos nuevamente para acusar a gobiernos peronistas más recientes, en verdad cuando los liberales hablan de una Argentina aislada quieren decir que la Nación no está sometida al poder de las grandes potencias, es decir que a ellos la soberanía nacional les produce urticaria.

Parte de esa búsqueda de la integración de América Latina fue el impulso de la Agrupación de Trabajadores Latinoamericanos Sindicalizados (ATLAS) creada en 1952 como forma de establecer una Central Latinoamericna de Trabajadores que no cayera bajo la influencia de los Estados Unidos, Europa o la URSS. En la primera reunión en México se juntaron 100 delegados representando a 18 países y fue elegido secretario general de la central el sindicalista argentino José Espejo.

El comité ejecutivo del ATLAS emite un comunicado donde anuncia que el objetivo de la nueva central es unificar a las fuerzas sindicales latinomaericanas “para que se liberen de las ataduras del departamento de Estado de la Unión, de los inconfesables intereses de Wall Street y de sus agentes, los jerarcas de la AFL, el CIOLS y la ORIT, instrumentos de los grandes pulpos del capitalismo”. LA ORIT estaba dominada por la AFL norteamericana y el CIOLS por la socialdemocracia europea. (5)

En toda esta política de acercamiento a los países de América Latina, hubo sí una relación que parece mucho más cuestionable, el 17 de octubre de 1953 aparece en el balcón de la Casa Rosada junto a Anastasio Somoza, el dictador nicaragüense, responsable del asesinato de Sandino e instalado en el poder por el gobierno de los Estados Unidos.

El 18 de julio de 1953 visita el país el hermano del presidente de los Estados Unidos Milton Eisenhower produciéndose una leve distensión en las relaciones de ambos países, tal vez la aparición de Somoza en el balcón estuviera relacionada con esa distención.

En 1954 la Conferencia Interamericana intenta convalidar la agresión de los Estados Unidos a Guatemala, 17 países latianomaericanos votan a favor a la posición yanqui que era la intervención al país centroamericano, sólo Guatemala vota en contra y México y Argentina se abstienen, el imperialismo intententó realizar un bloqueo contra aquel pequeño país, el gobierno argentino envía barcos rompiendo ese bloqueo, el presidente Juan José Arévalo le concede la orden de Quetzal a Perón por su colaboración.

El secretario de Estado del gobierno de Eisenhower era John Foster Dulles miembro de un estudio de abogados apoderados de la United Fruit, el gobierno de Guatemala estaba intentado realizar una reforma agraria y terminar con el poder absoluto de la empresa, de inmediato el gobierno fue acusado de comunista.

Jacobo Arbenz fue objeto de un golpe militar auspiciado por los Estados Unidos, quienes instalan un gobierno títere.

Luego de la Intervención a Guatemala en una reunión en la OEA el representante argentino Hipólito Paz votó en contra de la postergación del caso Guatemala a pedido de los Estados Unidos.

Unos 1000 exiliados se refugian en la embajada argentina uno de ellos es el Che Guevara, el gobierno envía 5 aviones para traer a 120 personas al país, el gobierno estadounidense presiona y 29 son detenidos y enviados a Villa Devoto, el Che no acepta regresar a Argentina y viaja a México donde se produce su encuentro con Fidel.

Ir al capítulo siguiente

---------------------

(1) Norberto Galasso. Perón. Formación. Ascenso y Caída 1893 1955. Tomo I Colihue 2011 pag. 474

(2) Idem pag. 525

(3) Idem pag. 526

(4) Idem pag. 622

(5) Idem pag. 626 y 627

Volver al índice