El Forjista

El significado del peronismo 1946 -1955

La Central Latinoamericana

En el marco de la Tercera Posición y de la Unidad Latinoamericana su correlato en el mundo sindical fue el intento de implementar un proyecto independiente de central sindical.

En 1945 se reunió en Londres un congreso sindical creando la Federación Sindical Mundial (FSM) constituido por los sindicatos soviéticos, el laborismo inglés y los sindicatos norteamericanos, la cual se conformó en el marco de la derrota del nazismo. Poco tiempo después comenzó el enfrentamiento entre la URSS y los Estados Unidos y sus aliados, lo cuál produjo la fractura de la FSM. Los ingleses, norteamericanos y holandeses crearon en 1949 la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL), quedando la FSM en poder de los soviéticos.

En América el representante de los asuntos gremiales del Departamento de Estado y hombre de la CIA norteamericana, Serafino Romualdi fue el encargado de crear una central regional permeable a la política exterior yanqui. En 1948 se reúne en Lima la Confederación Interamericana de Trabajadores (CIT), por la Argentina concurre un grupo antiperonista. Entre los proyectos de la central proyanqui figuraba : “la lucha contra la amenaza totalitaria, tanto en el movimiento sindical, representado por comunistas como por peronistas, como en la política general del Continente, en que toman forma de peronismo, dictaduras militares y la colusión entres éstas y el movimiento comunista”.(55)

Como se verá para los agentes del gobierno norteamericano el peronismo era ubicado al lado del demonio y por lo tanto era imprescindible combatirlo y erradicarlo, adoptando cualquier medio posible. En 1951 la CIT se transforma en ORIT Organización Regional Interamericana de Trabajadores que era la rama americana de la CIOSL.

Aquellos sindicalistas que no eran partidarios de alinearse con las grandes potencias vieron la necesidad de crear a nivel regional una central independiente de aquellos poderes, fue así que el 9 de febrero de 1952 se reúne en Asunción el Comité de Unidad Sindical Latinoamericano, el líder de la rama americana de la prosoviética FSM, Lombardo Toledano, no tarda en acusar de fascista al nuevo intento emancipador propiciado por la CGT argentina. (56)

Siguiendo por este camino de integración latinoamericana de los trabajadores se realizó una reunión en México el 20 de noviembre de 1952 donde quedó concretado el nacimiento del ATLAS (Agrupación de Trabajadores Latinoamericanos Sindicalistas) cuya sede se estableció en Buenos Aires, además de los argentinos concurrieron representantes de Cuba, Puerto Rico, Chile, Costa Rica, México y Perú. La secretaría general fue asignada a José Espejo, líder de la CGT.

En dicha reunión la delegación argentina afirmó: “No debe importarnos un ápice la existencia de otras centrales, no queremos estrechar las manos encubiertas de sangre de trabajadores, de los que están al servicio de Wall Street” y convocaba a solidarizarse con la lucha de liberación de Puerto Rico. (57)

Desde 1948 había agregados obreros en las embajadas argentinas ocupando un lugar virgen para los obreros, Félix Luna volverá a minimizar la importancia de esta decisión al señalara que “en la realidad no fue sino un instrumento de propaganda de Perón”. (58)

Como no podía ser de otra manera el ATLAS fue hostigada por los representantes norteamericanos que no podían admitir un cuestionamiento a las políticas de la gran potencia, los principales sindicalistas norteamericanos desplegaron una campaña de calumnias contra la central independiente. George Meany presidente de la AFL, Jay Lovestone jefe de asuntos exteriores de la misma central, Irving Brown representante de la AFL en Europa y Serafino Romualdi representante en América Latina, trabajaban para la CIA y desplegaron una política de infiltración en las centrales nacionales y regionales y en todos aquellos organismos sindicales que no fueran dóciles a los dictados de Norteamérica. (59)

El ATLAS contó con innumerables inconvenientes para su accionar, principalmente por la política norteamericana que incentivaba para que aquellos sindicalistas que apoyaban la central latinoamericana fueran perseguidos en sus países de orígenes siendo objeto de represalias como despidos u otros ataques. Una comisión del ATLAS fue impedida de ingresar a Puerto Rico colonizada por los Estados Unidos.

Por otra parte, el desarrollo del sindicalismo en América Latina era desigual, en ninguna parte se había logrado el avance obtenido por el peronismo donde los sindicalistas podían actuar con total libertad, o por lo menos con mucha más libertad que en el resto del continente.

La autodenominada Revolución Libertadora intervino el ATLAS y puso como interventor a un comisario retirado en calidad de liquidador, de esta manera concluyó uno de los proyectos más ambiciosos de la Clase Obrera Latinoamericana que por vez primera quería pararse de igual a igual que los poderes mundiales. El imperialismo derrotó el ATLAS pero su ejemplo debería servir para buscar se reedición.

_______________

(55) La CGT y el sindicalismo latinoamericano. Daniel Parcero 1987 pags 26 y 27
(56) Idem pag35
(57) Idem pags 32 y 34
(58) Félix Luna Tomo II pag. 299
(59) Phillip Agee pag 76

Ir al capítulo siguiente


Volver al Indice