El Forjista

La Resistencia Peronista

La resistencia no afloja

Hacia fines de abril de 1957, ante la proximidad del día del trabajador, el gobierno dispuso la libertad de varios detenidos, aproximadamente unos trescientos, entre ellos unos cien que estaban alojados en el buque París, y a los cuales se les había impedido recibir las visitas de los familiares.

El 1° de mayo el gobierno dispuso la libertad de 23 detenidos a disposición del P. E., según fuentes oficiales quedaban en esa condición 354 personas.

Ese día Aramburu declaraba: “Hemos liberado en estos días al máximo de los detenidos compatible con la seguridad del Estado. Esperamos que en poco tiempo habremos de liberar al resto, pero para ello necesitamos que termine el clima de agitación que se fomenta”. (45) Esta declaración daba toda la impresión que los detenidos tenían las características de rehenes que serían libreados, sólo si disminuía la resistencia.

Junto a su ilegalidad, el gobierno dispuso varias detenciones, confinamientos y clausura de locales comunistas. Unos 500 militantes del P. C. fueron a parar a las cárceles, entre ellos el destacado escritor chileno Pablo Neruda. Los comunistas comenzaron una intensa campaña para lograr la libertad del escritor, la que al fin obtuvieron.

Mientras tanto, el peronismo respondía a la represión intensificando la resistencia. Perón le escribía a Cooke: “Este mes de mayo ha de ser el verdadero centro de gravedad en todo lo que se refiere a la resistencia en sus diversas formas, los rumores, las perturbaciones de todo orden, las transmisiones radiales, la infiltración, la provocación, etc, etc, porque así iremos preparando mejor el clima... Cuando este clima esté en plena acción, habrá llegado recién el momento de provocar la paralización, que será el golpe de gracia y a continuación poner en ejecución la acción de guerrillas si es indispensable en las partes más favorables...”. (46)

El 11 de mayo, Cooke escribió desde Santiago de Chile que sobraban voluntarios para luchar y colocar bombas, aunque puntualizaba que la fabricación de bombas era muy deficiente al extremo que dos militantes peronistas habían resultados heridos gravemente al manipularlas. Además agregaba que el 30 de abril se habían colocado setenta bombas de las cuales sólo habían explotado veinte. Le informaba a Perón que se estaban fabricando treinta bombas-reloj que iban a ser utilizadas quince días después. Estaba desarrollando un plan que intentaría paralizar el suministro de petróleo al Gran Buenos Aires y paralizar el puerto.

Perón le respondió remarcando la necesidad de utilizar los próximos comicios para delegados constituyentes como un acto más de resistencia al régimen, tratando que no pudieran efectuarse o en su defecto que no sirviera a los fines del gobierno, mediante el voto en blanco o no votando.

Desarrollaba algunas ideas sobre como llevar a la práctica cotidiana la resistencia, mediante distintas formas que podían variar desde el boicot de compras y consumo, derroche de agua, destrucción de líneas telefónicas, huelgas, sabotajes, panfletos, manifestaciones, trabajo a desgano, el no pago de impuestos; y advertía: “Creo que la resistencia no ha sido bien llevada porque la gente se ve más atraída por las bombas y los incendios, que son efectivos, sino se olvidan las otras cosas, quizás pequeñas, pero que ejecutadas en millones de partes, resultan mayores y más efectivas que hacer volar un puente o incendiar una fábrica”. (47)

Mayo del 57 fue particularmente intenso en actos de sabotaje. Una bomba apareció en oficinas del Ministerio de Transporte. Se dictó prisión preventiva a seis implicados en un atentado con bombas en un puente de Quilmes, donde murió un policía. En Tapiales fue colocada una bomba contra un Registro Civil, en San Justo un hombre resultó herido al estallarle un artefacto que iba a colocar en un comité de la Unión Cívica Radical del Pueblo. En San Andrés murió una persona al estallarle una bomba que intentaba colocar.

En Mendoza resultaron detenidas cinco personas luego de un tiroteo, según los comunicados oficiales estaban “encargados de la difusión de propaganda del régimen depuesto” y agregaban los informes que tenían en su poder armas y “material subversivo”. En Salta fueron encontrados explosivos y propaganda en un vagón del ferrocarril que procedía de Formosa. En tanto en Berisso y Ensenada estallaron tres bombas colocadas en la casa de un dirigente radical, en las vías del tranvía y en las vías del ferrocarril Roca.

Una noticia muy significativa y demostrativa de cómo se informaba en aquellos días, se refería a un hecho ocurrido en la localidad de Banfield donde fueron apresados dos sujetos que llevaban propaganda “subversiva” que según el periódico era de “tendencia comunista y del régimen depuesto” así como un medallón “con la efigie de la esposa del tirano prófugo”. Concluía la noticia señalando “se presume que los detenidos son miembros de la desaparecida Alianza Libertadora Nacionalista”. (48) Los detenidos ¿eran comunistas, nacionalistas o peronistas? Lo mismo daba

________________

(45) La Prensa 2/5/57
(46) Perón – Cooke: ob. cit., pag. 103.
(47) Perón – Cooke: ob. cit., pag. 118 a 120.
(48) La Prensa 30/5/57.

Ir al siguiente capítulo

Volver al Indice