El Forjista

Mandela y Milagro

Cuentan aquellos periodistas dedicados a cuidar la imagen del presidente desde medios falsamente independientes, que siendo Jefe de Gobierno de Buenos Aires arribó a una reunión de gabinete munido de varios ejemplares del libro "La sonrisa de Mandela" del escritor y periodista británico John Carlin y procedió a repartirlos entre los miembros del gabinete.

Tan entusiasmado estaba Macri con ese libro que también se lo recomendó a su admirador, el relator y soldado del grupo Vila-Manzano, Alejandro Fantino.

En tanto que el empresario periodístico, Luis Majul, llegó a un extremo de obsecuencia al que pocos se atreverían, al comparar a Macri con Mandela. Pero si Majul es capaz de declarar a favor de Magnetto y en contra de Víctor Hugo Morales es indudable que es capaz de cualquier cosa con tal de congraciarse con los poderosos.

Todo esto confirma que en el Mundo PRO no se desconoce quién fue Nelson Mandela, pero sin embargo cabe aclarar que hubo dos Mandelas en la misma persona.

El admirado de los luchadores de todo el mundo fue aquel que se enfrentó al régimen opresor que aplicó el apartheid en Sudáfrica y que mantuvo en la mayor miseria y sometimiento a la totalidad de la población de raza negra, mientras mantenía los privilegios de la minoría blanca.

Mandela pasó en prisión 27 años y llegó a rechazar ofrecimientos de libertad del régimen a cambio de renegar de sus principios y con una libertad limitada, por eso fue que su ejemplo de dignidad y firmes convicciones fue reconocido en todo el mundo causando profunda admiración.

Pero hay otro Mandela, el que llegó a la presidencia de su país por el voto popular pero que no cambió sustancialmente las condiciones sociales de miseria en la que se encuentran sus hermanos de raza, que mantuvo muchos de los privilegios de los viejos opresores y permitió la impunidad de quienes asesinaron y torturaron a su pueblo, es a este Mandela a quién admiran reaccionarios como Macri.

Pero resulta ser, que quienes dicen admirar a Mandela son los responsables de encarcelar a Milagro Sala, estos hipócritas son de la misma especie que los carceleros Mandela y no tienen nada en común con el líder sudafricano.

¿Qué diría Nelson Mandela de la detención de Milagro Sala? Seguramente lo mismo que dicen las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos, su prisión es totalmente injusta y debe cesar de inmediato.

La Argentina entonces tiene su propio Nelson Mandela y se llama Milagro Sala, veremos a continuación que hay muchas más coincidencias que el color de su piel.

Ambos fueron víctimas de una injusta detención, promovida por un Poder Judicial dependiente de un poder político opresor.

Ambos asumieron la defensa de los sectores más desprotegidos y explotados de sus respectivas sociedades provocando la reacción de las clases privilegiadas acostumbradas a aplastar cualquier gesto de resistencia.

Ambos fueron acusados por esa justicia corrupta de las peores cosas para justificar su detención, Mandela fue acusado de traidor, responsable de sabotaje y terrorismo, a Milagro le fueron armando causas luego de ser detenida, aunque la primera causa fue por un acampe que es apenas una contravención, a lo sumo.

La detención de ambos provocó una reacción mundial de repudio, ya la ONU y la OEA se han expedido claramente sobre la injusticia en la prisión de Milagro.

Los esclarecedores artículos de Horacio Verbitsky en Página 12 han desnudado las maniobras del Clan Morales y sus negociados con tierras fiscales, maniobras que tropezaban con la política de entrega de viviendas de la Tupac Amarú que permitía a personas de muy humilde condición acceder a su primera vivienda propia. Esta es una de las razones de la "peligrosidad" de Milagro Sala para el régimen oligárquico jujeño.

También Verbitsky dejó en evidencia los manejos de la corrupta justicia jujeña que se encuentra absolutamente sometida a los dictados del poder político con el que actúa coordinadamente para silenciar y perseguir a los opositores.

No hay olvidar que en las cárceles de Jujuy ya hubo un asesinado al que se trató de hacer pasar por suicidio, y que una ex integrante de la Tupac Amarú intentó suicidarse luego de las presiones de Morales y sus secuaces.

La oligarquía siempre injurió a quienes se atreven a enfrentarla y a quienes impiden sus oscuros negocios, dijeron las peores cosas de Eva Perón y en 1955 acusaron a Perón de una enorme cantidad de crímenes, incluido el de traición a la Patria, igual que a Mandela, y que ahora pretenden aplicarle a Cristina Fernández de Kirchner.

Ya sea en Sudáfrica o en la Argentina, la oligarquía y sus lacayos en la política, la justicia y los medios de comunicación, nunca ahorraron saña para atacar a quienes asumieron la defensa de los más humildes, Milagro Sala hoy es el objetivo de ese odio racial y de clase que pretende eternizarse en el poder para continuar con el saqueo del país.

 

Volver a la Página Principal