El Forjista

La implosión de Cambiemos

Pareciera que la ministra de la Represión, Patricia Bullrich, equivoca el camino al insistir en buscar en la oposición  a peligrosos desestabilizadores del gobierno.

Bullrich posiblemente ya haya superado en amplitud ideológica a Benito Mussolini que pasó del Partido Socialista a convertirse en creador del fascismo italiano, mientras la ministra de Cambiemos ha devenido de la “gloriosa J.P.” que tenía como lema predilecto “Perón, Evita, la Patria Socialista” a convertirse en comandante de las fuerzas represivas que ya tienen sobre sus espaldas la responsabilidad de varias muertes y casos de tortura.

Esta ministra ha llegado a encarcelar a tuiteros por criticar al presidente y suele acusar a distintos estamentos de la oposición de golpistas, en los últimos días ha procedido a acusar a las organizaciones sociales de complicidad con el narcotráfico evidenciando, una vez más, su desprecio por los sectores más desprotegidos de la sociedad. Bullrich se está postulando para convertirse en nuestra Bolsonaro.

Pero sin duda equivoca el camino porque si quiere encontrar gente que desestabiliza al gobierno la debería buscar entre los integrantes de Cambiemos.

No fue D’elía, ni Moreno, ni Máximo quienes dijeron que el presidente Macri podía caer, sino la boca mayor de Cambiemos y autoproclamada fiscal de la republiqueta, Elisa Carrió, quién además declaró que perdió la confianza en Macri y que decidió no atenderle el teléfono, mostrando nuevamente un inmenso ego, además de una capacidad infinita para la destrucción.

También la ministra mencionada, Patricia Bullrich dejó descolocada a la responsable de Acción Social, Carolina Stanley, encargada de los planes sociales con los cuales el gobierno neoliberal piensa impedir el estallido social y que para Bullrich es un gasto innecesario, siguiendo las enseñanzas de Ernesto Sanz para quien la Asignación Universal por Hijo se iba “por la canaleta de la droga y el juego”.

Como si este panorama no fuera suficiente, el representante del gobierno y de Clarín en la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, se trenzó en una trifulca casi callejera con su par Ricardo Lorenzetti, brindando un espectáculo que quienes conocen al Poder Judicial califican de inédito.

Todos estos sucesos son demostraciones que el gobierno de Cambiemos ha implosionado, sólo mantiene pegada sus resquebrajadas partes, el desastroso acuerdo con el FMI, ya lo señaló el senador Federico Pinedo, de no haber sido por ese acuerdo el gobierno ya hubiese fenecido, pero además existe un esfuerzo de quienes conforman la oligarquía o el círculo rojo, según la terminología macrista, por mantener con vida al cadáver ante el temor por el posible regreso del populismo.

También hay que señalar que existe un esfuerzo del peronismo colaboracionista, corresponsable del desastre provocado por este gobierno, por transformarse en herederos de parte de los restos del macrismo, que es a lo único que pueden aspirar.

Existe un error de los sectores nacionales y populares si esperan pacientemente que quienes traicionaron el mandato popular al servir a Cambiemos se decidan a pasar, de una vez por todas a la oposición al gobierno que ayudaron a sostener.

Nada se puede esperar de quienes traicionaron y colaboraron con el neoliberalismo, no debería confiarse en estos políticos y sindicalistas, y encarar de una vez por todas la construcción de un Frente Patriótico que ya debería comenzar a actuar y no esperar meramente a convertirse en herramienta electoral.

El pueblo necesita de manera urgente que los sectores políticos y gremiales que no han capitulado ya actúen para evitar más tarifazos, más represión y más pobreza, quienes piensan en el 2019 se olvidan de todos los que cotidianamente sufren las consecuencias de un proyecto económico de exterminio, no hay tiempo que perder.

Volver a la Página Principal