El Forjista

Kirchner y el arte de lo imposible

Biografía de Néstor Kirchner

Capítulo 53 - Gracias Néstor, Fuerza Cristina

El 8 de octubre de 2010 Néstor Kirchner participó en la quinta de San Vicente de la conmemoración de los 115 años del nacimiento de Juan Domingo Perón, por la tarde viajó a Río Gallegos para participar de un acto en el Boxing Club para defender al gobernador Peralta porque la oposición pedía la intervención de la provincia al no restituir en su cargo al ex procurador que había iniciado un reclamo judicial que llegó hasta la Corte Suprema.

En ese acto Kirchner anunció que iba a fijar nuevamente su domicilio en Río Gallegos, lo hizo ante una multitud y con la presencia de 15 gobernadores, ahí dijo: “Acá están mis cariños, mis abuelos y mis padres, acá vive uno de mis hijos, y es el lugar donde nacieron mis sueños”. (1)

El 20 de octubre el día que mataron a Mariano Ferreyra, Kirchner se realizó un electrocardiograma de estrés, al día siguiente estuvo todo el día abocado a ayudar en la investigación del asesinato del joven militante del Partido Obrero.

El 22, viajó a Chivilcoy para participar junto a la presidenta del acto por el aniversario de la fundación de la ciudad, una vez finalizado ante los periodistas reclamó por el esclarecimiento del asesinato de Martiano Ferreyra, ese resultó ser el último acto en que estuvo presente.

Al día siguiente viajó junto a Cristina a Río Gallegos y después a El Calafate a pasar el feriado del miércoles 27 decretado por la realización del censo nacional.
El martes 26 Hugo Moyano iba a presidir la reunión del Consejo del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires, varios intendentes faltaron con la intención de hacer fracasar dicha reunión, Moyano intentaba incorporar a Omar Plaini al órgano de dirección.

Moyano llamó a Kirchner para que intercediera, así lo hizo y los intendentes procedieron a dar el quorum para que sesionara, luego del fallecimiento de Kirchner algunos intendentes difundieron la versión que Moyano había discutido con el ex presidente, según el periodista Daniel Míguez no existe nada que lo confirme, lo que además fue desmentido por los familiares de Kirchner.

Por la noche Cristina y Néstor cenaron con su sobrina Natalia Mercado y el esposo, al día siguiente sería el censo donde algunos medios opositores sembraron dudas sobre el uso de los datos con la intención que la población no le respondiera a los censistas.

El 27 de octubre cuando los argentinos estaban esperando en sus hogares para recibir a los censistas una noticia los conmocionó: había fallecido Néstor Kirchner a los 60 años producto de un paro cardíaco.

A las 7:30 sintió un dolor agudo en el pecho, le faltaba el aire, intentó ponerse de pie pero se desvaneció, cayendo al piso, Cristina se despertó al escuchar un ruido, lo vio caído y gritó pidiendo ayuda entraron tres guardias, al poco tiempo llegaron sus secretarios, apenas un rato después arribó un médico.

Ya los guardias habían pedido una ambulancia, se le aplicó una descarga en el pecho con el desfibrilador y luego una ampolla intracardíaca pero tampoco reaccionó. Cuando llegó la ambulancia se lo trasladó al hospital, los miembros del gabinete fueron informados y varios viajaron a El Calafate sin saber el desenlace.

Cristina no se quiso separar de Néstor, los cardiólogos intentaron reanimarlo en la sala de emergencias mientras ella lo tomaba de las manos y repetía: “No me dejes, por favor no me dejes…” (2)

Una doctora le informó a Cristina que su esposo estaba muerto, lloró desconsoladamente, la causa de la muerte fue un infarto agudo de miocardio, con efecto de fibrilación ventricular lo que produjo un paro cardiorespiratorio.

Murió en su casa de Calafate, al principio se pensó que había fallecido en el Hospital por los intentos que se hicieron para reanimarlo, pero no fue así, el médico que lo atendió en primer término no se animó a decírselo a Cristina.

Tiempo después Cristina reflexionó sobre el hecho que su esposo haya fallecido en El Calafate: “Me queda el consuelo de que haya sido acá. No hubiera soportado que muera en Olivos. Él odiaba Olivos. No veía la hora de volver acá. Amaba este lugar. Esto se lo di yo. Lo descubrí yo y se lo di. Lo hice yo y en contra de su voluntad. Fueron años de peleas. Me decía: “dejate de gastar ahí”. Pero después le transmití el amor por este lugar, y no había nada que añorara más que estar acá y dormir su siestita en el sillón antes de ver el partido”.(3)

A las 10:30 su cuerpo fue llevado a la residencia a pedido de Cristina y lo acostaron en su cama, a las 11 llegó Máximo que se abrazó con su madre, que no paraba de llorar, lo que conmovía a todos los presentes era el inmenso dolor que agobiaba a la presidenta.

Al mediodía llegaron Alicia Kirchner, la madre de la presidenta Ofelia Wilhelm, Zannini, De Vido, Icazuriaga y Aníbal Fernández, todos ellos acompañaron a Cristina en el velatorio privado en su casa de Calafate.

Los íntimos lo velaron por 10 horas en la planta baja en la casa de El Calafate, esperaron la llegada de Florencia que se encontraba en los Estados Unidos para trasladarlo a Buenos Aires, a las 20 el sacerdote Carlos Álvarez realizó una misa en su honor en la capilla Santa Teresa del Niño Jesús con la presencia del gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta.

A las 23 horas del miércoles 27 de octubre el Tango 03 despegó de El Calafate con su cuerpo rumbo a Buenos Aires, a las 10 de la mañana del día siguiente se abrirían las puertas de la Casa Rosada para que el pueblo rindiera su homenaje e hiciera llegar su agradecimiento. En Brasil, Uruguay, Venezuela y Ecuador se decretaron tres días de duelo.

En Buenos Aires al conocerse la noticia una multitud comenzó a juntarse en la Plaza de Mayo, por la noche estaba llena a pesar que nadie había convocado, la gran mayoría eran jóvenes que comenzaban recientemente su militancia o la iban a iniciar en un futuro cercano, para quienes la figura de Néstor Kirchner rompía el molde de los políticos que estaban desprestigiados porque eran obedientes servidores de los poderosos.

Las rejas de la Casa Rosada empezaron a poblarse de velas, mensajes y flores, el mensaje más repetido fue “Gracias Néstor, Fuerza Cristina”, Cobos fue el más insultado por los jóvenes que homenajeaban al ex presidente y no olvidaban la traición del vicepresidente en ejercicio devenido en miembro de la oposición.

Los presidentes de América Latina que habían sido sus aliados y con los que también había construido una relación de amistad, estuvieron presentes en el sepelio y expresaron con elocuencia la importancia continental que había alcanzado la personalidad a la que estaban despidiendo con dolor.

Ignacio Lula da Silva expresó: “Néstor Kirchner fue un gran presidente y un estadista, y por eso está bien que lo rodee el mismo calor del pueblo que ahora está incentivando a Cristina a seguir con fuerza. Siempre tuve en él a un gran aliado y fraternal amigo. Era más que un presidente, era un compañero” (4)

Hugo Chávez por su parte afirmó: “Ha muerto un patriota, se nos ha ido un baluarte, cuando tenía aún mucho que dar. Néstor ha sido un gran resucitador de la patria; ha sido siempre una voluntad tendida; un gran sanmartiniano y un gran peronista; un gran hombre, heredero de Bolívar, Perón y San Martín. Un luchador, un inventor, un gran líder y un gran ser humano. Ha muerto un justo, un valiente, uno de los más grandes de nosotros. Llorarlo sería poco, sigamos su ejemplo” (5)

Rafael Correa señaló: “Es una pena y una pérdida para la Argentina y para todos nosotros. Ha sido un extraordinario presidente, un gran patriota y un inmenso latinoamericano. Murió un queridísimo amigo. Para ti, Néstor una vez más, hasta la victoria siempre”.(6)

Evo Morales que siempre dejó traslucir el enorme respeto que tenía por él, dijo: “La pérdida del compañero Néstor es un dolor para mí, personal, para el pueblo boliviano, para el pueblo argentino y para todo el pueblo latinoamericano. La pérdida nos deja huérfanos. Un hombre pilar en la soberanía de toda Latinoamérica”. (7)

El presidente de los Estados Unidos Barack Obama y el Papa Benedicto XVI enviaron sus condolencias, también casi toda la oposición tuvo palabras de reconocimiento y respeto, con algunas excepciones.

Elisa Carrió optó por el silencio, pero el 18 de diciembre de 2008 había dicho: “Lo mejor para Cristina es un divorcio. También podría quedar viuda, sería divino” también auguró que Kirchner terminaría como el dictador rumano Nicolae Ceauscescu fusilado por genocida, esta dirigente hacía muchos años que había perdido cualquier rasgo de humanidad y coherencia en su afán por servir a los poderosos.

En tanto que Mirta Legrand en su programa expresión del más furioso antiperonismo lanzó la desquiciada versión que el cuerpo de Kirchner no se encontraba en el ataúd.

Otra profeta del odio fue Margarita Stolbizer que decidió mantenerse alejada del sentimiento generalizado al decir: “He escuchado a muchos que casi tratan a Kirchner de un patriota, la verdad yo no pensaba esto hace dos días y no lo pienso hoy tampoco” (8)

El establishment económico también hizo conocer su opinión, cuando ese mismo miércoles las acciones de las empresas argentinas en Wall Street subieron un 8% y las del grupo Clarín un 30%, mientras que el JP Morgan bajaba el riesgo país.

En cambio, hubo opositores que actuaron de otra manera, Ricardo Alfonsín dijo: “Lo importante es reconocer a este gran militante que entregó su vida en nombre de sus propias convicciones” (9)

Por su parte Felipe Solá que se había convertido en un enconado opositor desde el conflicto del campo, reconoció: ”Si esta muerte les resulta dura a los más pobres de la Argentina, los equivocados seremos los de la oposición”.(10)

También artistas populares y destacados intelectuales se sumaron al sentimiento mayoritario del pueblo argentino, el cubano Silvio Rodríguez afirmó: “Fue el hombre capaz de devolverle a los argentinos más que la esperanza, diría yo, la dignidad. Fue el presidente que se hermanó con las Madres de Plaza de Mayo, porque fue el que sacó la cara para empezar a rehacer lo que había deshecho para los argentinos el liberalismo” (11)

Mientras que León Gieco expresó: “Siempre lo sentí a Néstor como un hermano lleno de fuerza que nos marca el camino” (12)

El filósofo, profesor universitario y escritor Ernesto Laclau declaró: “Con él hemos perdido al estadista de mayor envergadura que nuestro país haya producido en los últimos cincuenta años”. (13)

Alberto Fernández que había sido su jefe de Gabinete y una de las personas de mayor confianza dijo: “Era un personaje. Cabrón. Guapo, peleador, arrollador como era. Atrás de eso había un tipo bárbaro, de un humor excepcional y de un trato superafable. Era un tipo auténtico. Si venía y te daba la mano o un beso, no tenía la más mínima de las especulaciones. Exteriorizaba lo que sentía”(14)

El periodista Mario Wainfeld le preguntó a Hebe de Bonafini cuál era su sentimiento ante esa pérdida, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo le contestó: “Sentimos el mismo dolor que cuando se llevaron a nuestros hijos, el mismo: inexplicable, insólito, terrible. Ese dolor que nadie puede comprender, y que no se puede comparar con nada porque cada uno siente el propio. Pero también sentimos el mismo compromiso que entonces. Ahora ha muerto este querido hijo, que se jugó porque no se cuidó lo suficiente”. (15)

El cuerpo de Kirchner fue llevado a Río Gallegos donde sería alojado en el panteón del tío de Néstor hasta que se construyera el panteón familiar, en su provincia también se reunió una multitud para despedirlo, en ese responso el sacerdote Mario Soto dijo: “Hay hombres que mueren y otros que dan vida. Néstor no murió, dio la vida por una causa, por eso resucitará en todos nosotros”.(16)

Ahí estaban los familiares más cercanos Cristina, Máximo, Florencia, su madre, la madre de Cristina, las hermanas de Néstor, Estela Carlotto, también Luis D’Elía que no paraba de llorar, y Hugo Chávez, que al finalizar el responso del sacerdote gritó ¡Viva Néstor! y la gente respondió ¡Viva Venezuela!

La presidenta agradeció en un mensaje por cadena nacional las muestras de cariño: “He leído y escuchado que éste es mi momento más difícil. En realidad, es otra cosa. Es mi momento más doloroso. El dolor es algo diferente a las dificultades y adversidades. Es la pérdida de quien fue mi compañero durante 35 años, compañero de vida, de lucha, de ideales. Una parte mía se fue con él, está en Río Gallegos”. (17)

Dedicó un párrafo especial a la juventud: “Permítanme agradecerles en forma especial a las decenas de miles de jóvenes que cantaron y marcharon con dolor y con alegría, cantando por él, por la patria. Quiero decirles a todos esos jóvenes que en cada una de esas caras yo vi la cara de él cuando lo conocí. Ahí estaba el rostro de él, exacto. Y decirles a esos jóvenes que tienen mucha más suerte que cuando él era joven, porque están en un país mucho pero mucho mejor, en un país que no los abandonó, en un país que no los condenó ni los persiguió: al contrario, en un país que los convocó, en un país que los ama, que los necesita, en un país que vamos a seguir haciendo entre todos”. (18)

Ir al siguiente capítulo

(1) Kirchner íntimo. Daniel Míguez, Planeta 2011 Pag. 40
(2) Néstor el presidente militante. Gabriel Pandolfo. Aguilar 2011. Pag.26
(3) La Presidenta. Historia de una vida, Sandra Russo., Sudamericana. 2011. Pag. 312
(4) Diez años. Una década de gobierno kirchnerista. Daniel Míguez. Planeta 2013. Pag. 475
(5) Idem Pag. 475
(6) Idem Pag. 475
(7) Idem Pag. 476
(8) Idem Pag. 477
(9) Idem Pag. 477
(10) Néstor el presidente militante. Gabriel Pandolfo. Aguilar 2011. Pag. 273
(11) Diez años. Una década de gobierno kirchnerista. Daniel Míguez. Planeta 2013. Pags. 477 y 478
(12) Idem Pag. 478
(13) Néstor el presidente militante. Gabriel Pandolfo. Aguilar 2011. Pag. 276
(14) Idem Pag. 276
(15) Kirchner el tipo que supo. Mario Wainfeld. Siglo Veintiuno editores. 2016. Pag. 15
(16) Néstor el presidente militante. Gabriel Pandolfo. Aguilar 2011. Pags. 276 y 277
(17) Idem Pag. 277
(18) Idem Pag. 278

Volver al índice