El Forjista

Kirchner y el arte de lo imposible

Biografía de Néstor Kirchner

Capítulo 4 - La dictadura

La Plata ya era un lugar riesgoso para los militantes populares, pero con el golpe de Estado se convirtió en una de las ciudades más peligrosas del país, como jefe de la Policía de Buenos Aires asumió el general Ramón Camps uno de los represores más sanguinarios de la dictadura, ante esa situación el matrimonio Kirchner-Fernández decidió que una vez que Néstor se recibiera partirían hacia Río Gallegos.

Kirchner cambió su aspecto, se cortó el pelo y comenzó a vestirse de manera más formal.

Hasta ir a buscar el título a la Facultad podía convertirse en una actividad de riesgo, por eso Kirchner y Carlos Cuto Moreno fueron a retirar el título de Carlos Negri, mientras que éste y Moreno fueron los encargados de buscar el título de Kirchner, Negri debió exiliarse en Brasil a comienzos de 1977.  

El 16 de septiembre de 1976 en La Plata estudiantes secundarios, algunos de ellos identificados con la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), hicieron una campaña en reclamo del boleto estudiantil, fueron detenidos siete chicos y chicas, seis de ellos están desaparecidos en la que se denominó “La noche de los lápices”.

El único sobreviviente fue Pablo Díaz; en cambio Claudio de Acha, Daniel Alberto Racero, Claudia Falcone, Horacio Ungaro, María Clara Ciocchini y Francisco López Muntaner están desaparecidos.

A los 46 días del golpe de Estado, Néstor Kirchner dio su última materia fue el 3 de julio, el 26 partieron hacia Río Gallegos, a Cristina aun le faltaban tres materias, se recibió tres años más tarde.  

La decisión de retornar a Santa Cruz fue absolutamente acertada porque en esa provincia la represión dictatorial se hizo sentir mucho menos que en el resto del país, 13 santacruceños fueron desaparecidos, la mayoría de ellos secuestrados fuera de la provincia.

El matrimonio se instaló en la casa de los padres de Kirchner, donde vivió su madre hasta su muerte, un tiempo después se mudaron a un chalet en la calle 25 de Mayo y Maipú a dos cuadras de la casa de su madre, en la parte de adelante instalaron el primer estudio jurídico.

El 16 de febrero de 1977 nació el primer hijo del matrimonio, Máximo Carlos, hubo discusión en la pareja por el nombre del niño, Kirchner quería que fuera el tercer Néstor Carlos, pero Cristina se negó, aceptando en cambio la tradición familiar que el segundo nombre fuera Carlos.  

Cristina regresó a La Plata para tener el parto porque todavía tenía la obra social radicada ahí, Néstor en cambio se quedó en Río Gallegos, porque era peligrosa su aparición por esa ciudad.

Cristina llego a su ciudad natal a fines de enero y permaneció encerrada en la casa de su madre, su padre la acompañaba al médico, una semana después del nacimiento de Máximo, la madre y el bebé ya estaban de regreso en Río Gallegos para celebrar los 27 años del flamante padre.

En marzo de 1977 Néstor Kirchner estuvo detenido tres días en una Unidad Penal junto a Rafael Flores por averiguación de antecedentes.  

Ese año abren un estudio jurídico, al año se asocian con Domingo Ortiz de Zarate que había sido un joven integrante de Tribunal Superior de Justicia de la provincia, trabajaron intensamente hasta 1987, para convertirse en uno de los estudios más prestigiosos de la provincia, tuvieron como clientes a empresas y comerciantes pero también a sindicatos, entre ellos el sindicato de Trabajadores de Río Turbio, por medio de su cuñado, Armando Mercado, el esposo de Alicia, consiguieron la representación de los petroleros.

Previo a la instalación del estudio, Kirchner hizo un intento de ingresar a trabajar en el Lloyd Bank de Río Gallegos, pero su identificación con la JP y la defensa que había realizado de delegados del banco frustraron ese intento.

En octubre de 1979 Cristina Fernández regresó a La Plata para dar las materias que le faltaban, el título fue expedido el 10 de diciembre, Máximo quedó al cuidado de su abuela paterna.  

El dinero que ganaban en el estudio lo invertían en plazos fijos y en la compra de propiedades, siempre declararon sus bienes en la DGI y luego en la AFIP, el 18 de mayo de 2003 el diario La Nación publicó un artículo donde afirmaba que cuando asumió como intendente en Río Gallegos en 1987 tenía más de 23 propiedades y que había tenido éxito como abogado.

El diario de la familia Mitre decía: “fueron ganando clientes hasta convertirse en el bufete de abogados más exitoso de la provincia”(1). Agregaban que todas las propiedades habían sido adquiridas antes de ingresar a la política.

Pero cuando la familia Kirchner comenzó a enfrentar a los poderosos, particularmente a partir de su disputa con las patronales del agro, que tienen a La Nación como uno de sus voceros, el diario comenzó a poner en duda el origen de los bienes, en un artículo del 27 de diciembre de 2013 el título marcaba: “Una fortuna que creció gracias a la célebre circular 1050” decían que sus propiedades eran producto de remates de las casas que no habían podido pagar los préstamos.  

Cristina aclara en su libro “Sinceramente” que siempre compraron directamente a los propietarios en transacciones normales y no en remates, ese artículo de La Nación dio pie a que los trolls pagados por los neoliberales y el periodismo oligárquico repitieran constantemente eso, sin importarles la veracidad del asunto, como no pudieron encontrar nada ilegal debieron recurrir a algo inmoral, pero sin nadie que refrendara la calumnia.

Hay una cuestión elemental, Río Gallegos no es una ciudad tan grande como para saber que si alguien hace algo que perjudica a sus vecinos difícilmente sea votado como intendente, gobernador y presidente; y que luego se elija a su hermana como gobernadora. Estas falsas noticias también insultan la inteligencia de los santacruceños.

En 1980 colocaron en el estudio de los Kirchner un artefacto explosivo que rompió un caño de gas, la suerte quiso que no hubiese víctimas fatales, unos días antes Cristina había tenido una discusión con un vicecomodoro a raíz de juicios contra contratistas de la obra pública y concesionarios de servicios a la Aeronáutica.  

A fines de 1980 Néstor le pidió a Cristina que viajara a Buenos Aires para comprar un departamento para que su padre se instalara en esa ciudad para tratarse de un cáncer de colon, el departamento que compró fue donde actualmente vive, en Juncal y Uruguay, pero el padre de Kirchner nunca llegó a utilizarlo porque falleció el 1° de febrero de 1981 a los 63 años, Néstor tenía una enorme admiración por él, su partida resultó un duro golpe en su vida.

Néstor siempre recordaba a su padre, lamentando que no lo pudiera ver asumir las distintas responsabilidades políticas a las que accedió, también tuvo incidencia en la vida de Cristina porque fue él quien más insistió en que rindiera las tres materias que le faltaban para ser abogada.

El 24 de noviembre 1981 se lanzó el Ateneo Juan Domingo Perón en el que participaron Alicia, su esposo Armando Mercado, el amigo de Néstor, Oscar Cacho Vázquez, el compañero de la secundaria José Salvini y Carlos Zannini, entre otros. Ya desde el año anterior estaban realizando reuniones en casas particulares.  

En esos inicios los integrantes eran unos 15, cuando realizaban una charla o un asado y llegaban a juntar 50 o 60 personas lo consideraban un éxito.

El 18 de abril de 1982 inauguraron la primera Unidad Básica, la que bautizaron “Los muchachos peronistas” en el barrio de Nuestra Señora del Carmen, un barrio humilde en las afueras de Río Gallegos.

Mientras se desarrollaba la Guerra de las Malvinas en el año 1982 el estudio de los Kirchner sufrió otro atentado donde los agresores prendieron fuego el interior provocando destrozos en el mobiliario y la papelería.  

Como ocurrió en toda la Patagonia la derrota en Malvinas repercutió fuertemente, Río Gallegos es la ciudad más cercana a las Islas Malvinas a unos 600 kilómetros, desde ahí salían los aviones que valientemente atacaban a la flota enemiga, la población contaba los aviones que salían y los que regresaban, fue un golpe duro, por eso es que Kirchner siempre reivindicó y mantuvo en alto el reclamo por los derechos argentinos en las Islas, así se lo hizo saber al primer ministro Tony Blair: “Yo soy patagónico y reafirmo la soberanía en Malvinas” (2), de esa manera concluía la política de seducción de los kelpers implementada por el menemismo.

Existe un video de agosto de 1983 en que se lo ve hablando como presidente del Ateneo y en el que es presentado por Cristina, antes de comenzar con su discurso, los presentes lo reciben al grito de “¡Lupin! ¡Lupin!”, luego dice que lamenta que en el peronismo de Santa Cruz existieran tres listas para las internas, hace mención a la difícil situación social y a la represión de la dictadura.

En su exposición afirma: “Nosotros compañeros siempre repudiamos a la dictadura militar, dijimos que Videla, Massera, Agosti y todos los sinvergüenzas que vinieron después iban a ser sentados en el banquillo de la Justicia Constitucional para que respondan ante tantos abusos y tantos crímenes cometidos contra este pueblo” Los presentes lo interrumpen al grito de “Se va acabar, se va acabar, la dictadura militar”.

El 3 de julio de 1983 participó de la interna del PJ de Santa Cuz apoyando la lista blanca que llevaba a su tío Manuel López Leston a presidente del Partido Justicialista, él era candidato e intendente de Río Gallegos, en una alianza con el Movimiento Renovador Peronista de Rafael Flores que con el tiempo se convertirá en uno de sus más enconados enemigos.

Su lista fue derrotada por la que llevó a Arturo Puricelli a la gobernación y a Marcelo Cepernic a intendente, el hijo de quien fuera gobernador en 1973.

La dictadura dejó una marca indeleble en Kirchner por la pérdida de entrañables amigos a los que conoció en La Plata, eso lo afectó mucho, así lo relata Cristina: “Durante mucho tiempo, por las noches gritaba dormido. Era evidente que tenía pesadillas que sólo terminaron recién cuando fuimos a vivir a la residencia de la gobernación, en 1991”. (3)

En los años de la dictadura, Kirchner se mantuvo atento a todos aquellos compañeros que habían padecido la cárcel para ayudarlos dentro de sus posibilidades, Cesar Vivar un ex militante de superficie de Montoneros, estuvo preso varios años en el penal de Rawson, recuperó la libertad en agosto de 1981, dijo lo siguiente: “Un mes después de ser liberado, Kirchner, que me conocía, vino a mi casa y me consiguió trabajo en De Dios Automotores, una concesionaria que era cliente de su estudio. Unos meses después, cuando corría peligro de una nueva detención, arregló para que me trasladaran a Río Turbio. Yo le estoy agradecido”. (4)

Otro detenido en Rawson, Alberto Marucco dice de Néstor que tuvo “un gesto de mucho valor. Cuando estaba preso en Rawson, él hablaba con mi madre. Era pleno Proceso y no llegaban a diez personas las personas de Gallegos que lo hacían”. (5)

Ya siendo presidente viajó a Benito Juarez para recordar a sus compañeros de la pensión, Tatú Basile, Omar Beain, Julio Pacheco; en la oportunidad dijo: “Hoy llego a Benito Juárez y es como si este lugar lo hubiera visto toda la vida en las canastas de comida que mandaban a La Plata… En los momentos más difíciles que nos tocó vivir aparecía Julio con su guitarra para darnos ánimo. También conocí mucho a Tatú y me tocó estar al lado suyo cuando lo asesinaron ferozmente”. (6)

En otra oportunidad volvió a Las Flores, ciudad en la que ya había estado ayudando a Gladis Dalessandro en la causa por la desaparición de Carlos Labolita, ese día descubrió una placa en la plaza Mitre y recordó aquella charla donde Carlos le anunciaba que volvería a Las Flores para rescatar a su padre y afirmó: “Gracias a ese chico soy presidente porque jamás me delató”. (7)

Ir al siguiente capítulo

(1) Sinceramente. Cristina Fernández de Kirchner. Editorial Sudamericana. 2019. Pag. 115
(2) Néstor Kirchner. Un muchacho peronista y la oportunidad del podes. Valeria Garrone – Laura Rocha. Editorial Planeta 2003. Pag. 64
(3) Sinceramente. Cristina Fernández de Kirchner. Editorial Sudamericana. 2019. Pag. 115
(4) Néstor el presidente militante. Gabriel Pandolfo. Aguilar 2011. Pag. 84
(5) Idem Pags. 84 y 85
(6) Setentistas De La Plata a la Casa Rosada. Fernando Amato y Christian Boyanovsky Bazán. Editorial Sudamericana 2008. Pág. 323
(7) Idem Pág. 323

Volver al índice