El Forjista

 

El pacto de Lanata

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre es dificultoso explicar las motivaciones de un cambio drástico en las ideas de una persona, aunque cuando esa transformación se realiza para pasar a defender los intereses de grandes corporaciones la cuestión se simplifica bastante.

La extraordinaria mutación de Lanata nos trae a la mente, como una primera y lógica asociación, la figura de Fausto, este personaje surgió de una leyenda alemana que fuera inmortalizada en una obra por Goethe. El protagonista firma un pacto de sangre con el diablo por el cual vende su alma a cambio de sabiduría y placeres mundanos.

También existió una novela gauchesca humorística escrita en verso por Estanislao del Campo, éste escritor a su vez se inspiró en la ópera Fausto que se estrenó en el teatro Colon en 1866 y de cual Del Campo fue espectador.   

El blues norteamericano a su vez tiene su propia leyenda, la del cantante y guitarrista Robert Johnson de quién se dice que se encontró en un cruce de caminos con el diablo para entregar su alma a cambio de convertirse en un eximio guitarrista.

En todos estos pactos con el diablo hay un cierto romanticismo y hasta podríamos hablar de heroísmo en esa disposición a entregarse al sufrimiento eterno por un tiempo limitado en este mundo donde se pueda acceder a cuestiones fundamentales como el amor y el  conocimiento, en el Fausto de Goethe el protagonista pide a cambio de su alma sabiduría y también le exige a Mefistófeles poder conquistar el corazón de una mujer de nombre Margarita, en el caso del músico norteamericano su solicitud estaba relacionada con dominar el arte de la guitarra que lo llevó a convertirse en una de las figuras más significativas en la historia de la música de su país.

En el caso de Lanata no hay nada de romanticismo ni mucho menos de heroísmo, sus motivaciones parecen estar vinculadas a mejorar sus ingresos, pero no parece limitarse sólo a eso, su enorme ego no ha podido superar una larga lista de fracasos, ahora quiere compensarlo poniéndose al servicio de una de las corporaciones de mayor poder para tratar de mostrar un éxito que lo devuelva a los primeros planos que hace tiempo que no ocupa. De todas maneras sea cual sea la motivación, siempre es más honorable vender el alma al diablo que entregársela a la viuda de Noble y a Magnetto.


Los fracasos de Lanata


En octubre de 2008 Lanata debutó en un espectáculo de revista en el Maipo intentando hacer las veces de capocómico, constituyéndose en un antecedente de su programa actual en el canal 13., en el cual tal como ocurre en las malas revistas, el público se ríe cada vez que el cómico lanza una puteada, y donde la tribuna de jóvenes del PRO muchas veces no entienden los chistes cuando no incluyen un insulto.


La revista fue un fracaso, en el sitio de Terra se puede leer lo siguiente: “Aunque muchos pronosticaban lo contrario, ‘La rotativa del Maipo’ no fue uno de los espectáculos exitosos de 2008. Aunque continuará en el verano, las bajas en el público son notorias. Y, como si esto fuera poco, el clima laboral no es el mejor y cada día que pasa hay más internas entre sus protagonistas.”

Sigue informando la página: “Los celos entre el elenco (en el que también se luce Ximena Capristo) crecieron también por la relación entre Lino Patalano y Lanata. Luego de la mala experiencia con la revista en homenaje a los 100 años del Maipo (donde el productor terminó peleado con Antonio Gasalla, en medio de un éxito de taquilla), Patalano necesitó consagrar a Jorge Lanata como el nuevo capocómico. “ “Claro que las cosas no resultaron como él se imaginaba y, tanto el público como la prensa, no se quedaron conformes con el papel del periodista arriba del escenario.”
    
En tanto en el sitio de Perfil se puede leer: “En la edición digital del diario Crítica, el periodista arremete contra quienes quieren verlo fracasar y sugiere que algunos "críticos" no soportan verlo una temporada en el teatro.” “La versión que circuló primero en el sitio PrimiciasYa, reconocía que el final de la obra se había decidido el fin de semana "debido a que no colmó las expectativas que había generado en un principio" y a las malas recaudaciones.”

Lanata en tanto se defendía señalando: "A los demás quiero darles, entonces, una mala noticia: harían bien en chequear sus datos, La Rotativa del Maipo, tal como se dijo siempre, seguirá hasta el 21 de diciembre y volverá el 9 de enero hasta fines de marzo. Con el viento en contra y el público a favor".  

Si le damos identidad a este tema es porque cada vez que alguien criticaba a Lanata por su actuación, él respondía de manera agresiva y se esforzaba en mostrar que la obra era un éxito, de esa manera demostraba que los fracasos le duelen y mucho, además de tener una feroz resistencia a admitirlos. Pero este fracaso en su paso por el mundo del espectáculo ni remotamente se puede comparar con su intento de fundar un nuevo diario.

Crítica de la Argentina nació el 2 de marzo de 2008 con la dirección de Jorge Lanata, eran sus  socios en este emprendimiento el ex Juez Gabriel Cavallo y Pablo Jacoby que son socios en un estudio de abogados y el empresario farmacéutico Marcelo Figueiras propietario de los laboratorios Richmond. En tanto que el empresario español Antonio Mata llegó a convertirse al poco tiempo en el  socio mayoritario, el problema es que este señor ya tenía antecedentes de vaciar empresas tanto en España como aquí.

Mata tiene una muy ganada fama de vaciador de empresas que Lanata no podía desconocer, está siendo investigado en nuestro país por el vaciamiento de Aerolíneas Argentinas, luego de su retiro forzado de la compañía de bandera intentó crear una compañía Air Pampas que nunca llegó a volar. En España está siendo investigado por maniobras con la compañía de aviación Air Comet que pertenecía al grupo Marsans por la cual el fiscal pidió dos años de prisión para él. 

Este proyecto periodístico no tardó en mostrarse como inviable, las caídas de las ventas y la falta de anunciantes provocaron una estampida, el primero en retirarse fue Cavallo en noviembre de 2008, Lanata en tanto se retiró en abril de 2009  dejando a Mata con todo el control de la compañía. El diario dejó de publicarse de manera definitiva en mayo de 2010, 178 trabajadores quedaron en la calle.

Cavallo es un adelantado, realiza antes los movimientos que Lanata efectuará después, fue el primero en renunciar al diario seis meses antes que Lanata. En tanto pasó a servir al grupo en mayo de 2010 como abogado de Ernestina de Noble por la adopción irregular de sus dos hijos, a partir de este momento Cavallo cambió drásticamente muchas de sus opiniones anteriores en cuanto a los derechos humanos.

Habiendo declarado la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y obediencia debida, e interviniendo en la restitución de una nieta, ni bien comenzó a servir a la Sra. De Noble  pasó a cuestionar el Banco Nacional de Datos Genéticos, haciéndolo con una declaración bestial, dijo: “Además, quiero contraprueba. ¿Por qué? En este disco rígido dice que ese ADN pertenece a Pérez. Yo quiero el hueso de Pérez. Tengo derecho a pedir que el material genético original que va a confrontarse con el ADN de los chicos pertenezca verdaderamente a Pérez. Y eso no está garantizado. Hay, en ese disco rígido, una sistematización de ADN que se le hicieron a 3 mil grupos familiares, y hay un alto porcentaje donde las pruebas originales no se conservaron.”

Por cierto que Cavallo no desconocía lo que ocurrió con los desaparecidos hablar del “hueso de Pérez” significó un acto brutal, cuestionado por los organismos de derechos humanos, que no puede justificar ningún redituable salario.

Al poco tiempo fue Lanata el que pasó a servir al grupo Clarín justificando que en el enfrentamiento con el gobierno, el monopolio era el más débil. Justificación que no permite explicar la razón por la cual el monopolio no ha adaptado la grilla de Cablevisión, no ha cumplido con la desinversión prevista en la Ley de Medios, no ha cesado con las actividades de Fibertel y no cumple con las tarifas que reiteradamente fallos judiciales la han intimado en cuanto a la tarifa del cable, esta lista es incompleta en cuanto a la negativa de Clarín a cumplir con la legislación vigente.   

El diario Libre fue un proyecto de la Editorial Perfil del empresario Fontevecchia, el mismo podría calificarse de sensacionalista, aunque en verdad se caracterizaba por carecer del más mínimo rigor periodístico, podría decirse sin exagerar que contenía más basura que noticias, nació en mayo de 2011 y ante su escasa repercusión en febrero de 2012 se reconvirtió en un diario deportivo, pero tampoco pudo levantar la puntería, cerrando definitivamente el 13 de marzo. Un nuevo fracaso de Fontevecchia y también de Jorge  Lanata que era el periodista estrella del medio, pero al cual muy pocos estaban interesados en leer.

 

Mendigando en la Embajada


Gracias al libro Argenleaks de Santiago O´Donnell donde se publican cables de Wikileaks referidos a nuestro país, nos enteramos que en mayo de 2008 Lanata visitó la embajada norteamericana junto a su socio Gabriel Cavallo, habían pasado apenas dos meses desde la salida a la calle del diario Crítica de la Argentina, ambos concurrían a este encuentro a los fines que el embajador Earl Antonhy Wayne intercediera ante multinacionales de origen norteamericano para que publicaran avisos en el diario.

En la reunión Lanata acusó al gobierno nacional de querer hundir al diario, según él le espantaban los avisadores, le hackeaban el sitio y le intervenían los teléfonos. Todo esto porque el gobierno no quería que existiese un diario dirigido al mismo público de centroizquierda donde el kirchnerismo tenía muchos de sus simpatizantes.  

En el cable de la embajada norteamericana se dice que el embajador dudaba de la viabilidad económica del diario, lo que surge con bastante evidencia es la irresponsabilidad de sus editores que a poco de iniciar un diario salen a buscar avisadores y no lo hicieron antes de comenzar este emprendimiento que parecía tener las características de un aventura basada en las ansias de figuración de su director.

Según Lanata el empresario Coto era presionado para no publicar avisos en el diario, de tal forma que aceptó dar dinero pero que no se publicara ningún aviso, en tanto el socio del diario y empresario Marcelo Figueras fue presionado para que vendiera sus acciones en el diario.

Cavallo dijo que los gobiernos provinciales le temen al gobierno nacional al punto que una provincia aceptó publicar pero luego se arrepintió por temor a una represalia.  

Cavallo que era amigo de Alberto Fernandez cuando era ministro se reunió con él pero no le prestó atención a sus reclamos.

Comentó Lanata que alguien del gobierno le ofreció realizar un trato mediante el cual un representante del gobierno formaría parte del equipo editorial para monitorear pero él no aceptó. También señalaba que no recibía nada en concepto de pauta oficial.

Pero el mismo cable indicaba la contradicción de Lanata que nunca denunció todo lo que ahora señalaba ante el embajador norteamericano, la conclusión es bastante sencilla o Lanata y Cavallo le mentían al embajador o bien eran pusilánimes que no se animaban a decir públicamente lo  que explicaban al embajador.

Pero lo más importante de este encuentro es la mentalidad de quienes están dispuestos a hablar mal de un gobierno que fue elegido por el pueblo, nada menos que en una embajada extranjera, que no es ni más ni menos que la de un país imperial que ha estado comprometido con golpes de estado alrededor de todo el mundo. El presidente boliviano Evo Morales ha dicho con total perspicacia que en el único país donde nunca puede ocurrir un golpe de estado es en los Estados Unidos porque no existe ahí una embajada norteamericana.

Cuando esta reunión concluyó el embajador Wayne les agradeció a Lanata y Cavallo “por haberle confiado información tan delicada”. 

Viendo que en el país existe el mayor grado de libertad de prensa de su historia no creemos que nada de lo denunciado por Lanata fuera cierto, pero suponiendo que lo sea, nada justifica su actuación en la embajada que no hace sino mostrar su mentalidad colonial. Si algo bueno ha realizado el kirchnerismo es hacer caer las máscaras de esos supuestos progresistas que en realidad tienen puestas sus expectativas en el embajador de una potencia imperial.

Por otra parte alguien tan experimentado como Lanata no puede desconocer que los avisadores condicionan al diario, si las multinacionales norteamericanas hubieran estado dispuestas a avisar en Crítica de la Argentina, el diario se hubiera convertido en vocero de esas empresas y muy posiblemente de la embajada, a parecer Lanata no tenía ningún problema moral ni ideológico para servir estos intereses, sin duda su alma estaba en oferta mucho antes que Noble y Magnetto le ofrecieran su pacto de sangre.

Otra cuestión muy interesante de este cable de Wikileaks es que preanuncia su pasaje a las huestes de Clarín y que muestra que su pase no fue algo extemporáneo sino que fue meditado y planificado, cuenta O’Donnel:  “Lanata dice que no quiere quedar atrapado en el medio pero si el gobierno sigue presionando tendrá que tomar partido a favor de Clarín, aunque considere que la posición dominante del medio es perjudicial para el periodismo argentino. Meses más tarde, Lanata tomaría partido al declarar públicamente que ‘entre el gobierno y el Grupo Clarín, se quedó con el más débil, que viene a ser Clarín”

Lanata no desconocía a quién iba a servir, el cable continuaba señalando: “Pero el dominio monopólico que tiene Clarín sobre los monopolios argentinos, es a su modo de ver, un serio problema para el país. Si sus problemas siguen creciendo, reconoció, apoyará a los directivos de los medios”.

El embajador, cuenta el cable, se sintió impactado por la franqueza de Lanata al cual vio muy estresado y llegó a la conclusión que más allá de las actitudes del gobierno el diario parecía tener serios problemas financieros.

 

A los besos con Gelblung y Kirschbaum     

Ricardo Kirschbaum es el Editor General de Clarín ingresó a trabajar a ese diario en 1976, todo un símbolo, en la defensa del medio escribió allá por el año 2008 una respuesta al diario Crítica de la Argentina, pues desde ahí se había acusado a la empresa Papel Prensa de contaminar.

Kirschbaum contraatacó diciendo que había una feroz campaña contra el grupo por parte del gobierno nacional y otra paraoficial disfrazada de independiente, en referencia al cuestionamiento de Crítica.

Lanata respondió de manera muy dura diciendo que “Lo gracioso es que Kirschbaum hable de periodismo independiente: según su currículum, publicado por la Fundación Konex, entró a Clarín en 1976 y hasta los ochenta fue redactor, jefe y secretario de la sección Política, además de columnista del área. Una lástima, ¿no? Los mejores años de su carrera avalando los negocios y los asesinatos de la dictadura. En la sección Política, para colmo. ¿Cuántos supuestos  enfrentamientos’ habrá publicado Kirschbaum? ¿Cuántos nombres habrá silenciado? Kirschbaum presenció el montaje de Papel Prensa, la acumulación de la deuda externa, la llegada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para hablar sólo de hechos públicos y publicados. Todo ese tiempo diciendo solamente que sí. Da un poco de lástima, Kirschbaum”.  

Para poder acceder al conchabo en el grupo, Lanata debió hacer méritos suficientes incluyendo  humillantes apariciones en TN defendiendo a Clarín junto a Kirchsbaum a quién llamaba Ricardo, no hombrecito colorado como lo llamó en otra parte del artículo, ni tampoco hombre que avaló los asesinatos de la dictadura, ni hombre que da lástima. Pero Lanata tiene estómago para aguantar esto y mucho más, como la humillación diaria de chacotear con ese simpatizante de  la dictadura llamado Chiche Gelblung cada mañana en Radio Mitre.

¿Cuál habrá sido el precio que la corporación pagó para que Lanata estuviera dispuesto a soportar estoicamente estas humillaciones cotidianas? ¿Por qué nunca nos enteramos de lo que cobran los empleados de esta corporación cuando muchas veces podemos acceder sin inconvenientes a los sueldos de artistas y futbolistas?

A quienes afirman que una cosa es lo que se paga en el Estado y otra los sueldos en las empresas privadas, les aclaramos que desde la dictadura todos los argentinos venimos subvencionando el papel de los diarios Clarín y La Nación, y también habría que recordar la estafa a las AFJP con las acciones de Clarín, mecanismo que perjudicó a los jubilados. Por lo cual muchos de estos sueldos los hemos y los estamos pagando todos.

Durante la discusión de la Ley de Medios en el 2009 fue preguntado sobre la publicidad del grupo Clarín que decía que TN iba a desparecer, Lanata respondió: “La publicidad es patética. La palabra desaparecer no es una palabra neutral en este país. Es más, es un argentinismo, es una palabra que la Argentina inventó y llevó al mundo. A partir de los desaparecidos en nuestro país se llamó desaparecidos a los de El Salvador, por ejemplo, y así en otros países. Si hay un medio que creció y se enriqueció durante la dictadura fue Clarín, con Papel Prensa, por ejemplo. Creció callándose la desaparición de personas, digo, que realmente desaparecieron. Entonces, que Clarín use, ahora, esa palabra, sobre si alguien o algo puede desaparecer, en defensa de su negocio me parece patético. Por lo menos, callate la boca. Porque además esto es mentira. Clarín tendrá que optar, con la nueva ley, entre tener televisión por cable o abierta; si elige el cable, podrá tener hasta diez señales. Una de esas diez puede ser TN.”

Como vemos Lanata no desconoce donde está trabajando ahora, sin embargo no tiene ningún empacho de servir a estos patrones carentes de cualquier ética, por eso puede decirse que es una gran paradoja que toda su campaña contra el gobierno nacional intente posicionarse desde el plano moral.

Precisamente no tiene ninguna autoridad moral para atacar desde su nuevo puesto de guardaespaldas de Magneto a periodistas dignos y prestigiosos como Víctor Hugo Morales, mientras defiende s sus nuevos compañeritos, tan impresentables como Gelblung o Bonelli. El intento del monopolio es instalar la idea de un gran Cambalache donde estemos “en un mismo lodo todos manoseaos”.

Pero mal que le pese a Lanata y a su tribuna de niñas y niños del PRO, no somos todos iguales, somos muchos los argentinos que tenemos convicciones y ellas nada tienen que ver con  el sucio y sangriento dinero del Grupo Clarín ni por tratar de conseguir rating instalando el odio entre burgueses resentidos que no pueden soportar el avance de las clases populares.

La decadencia de quién en algún momento fue periodista nos permite afirmar que ya estamos ante un nuevo fracaso de Lanata.
    

Volver a la Página Principal