El Forjista

Doce años

Milagro Sala

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Milagro Sala

 

 

Este ha sido el año de la infamia, así como luego del derrocamiento de Hipólito Yrigoyen se vivió la década infame, donde gobiernos corruptos entregaron el patrimonio nacional y empobrecieron a la gran mayoría del pueblo, este año de gobierno macrista ha significado el retorno a políticas que parecían enterradas en el pasado.

Imágenes de violentas represiones han pasado a formar parte de un paisaje cotidiano ocultadas meticulosamente por la prensa canalla que desde hace años se ha constituido en parte esencial de las parasitarias clases gobernantes.

Las corporaciones económicas, nacionales y extranjeras, han asaltado el Estado al que están saqueando sin disimulo alguno, a sabiendas que cuando la adormecida clase media despierte del poder hipnótico al que ha sido sometida, el resultado electoral puede variar, el tan temido "populismo" puede retornar y los negociados no serán tan fáciles de realizar como lo es en la actualidad.

Una banda de lavadores de dinero en cuentas off-shore nos está gobernando, situación que no puede ocultar ni siquiera el diario de Macri que no es otro que esa cloaca en que se ha convertido Clarín.

Fue el año de una implacable persecución política y judicial a Milagro Sala y a Cristina Fernández de Kirchner y en líneas generales contra todos aquellos que resisten las imposiciones de la oligarquía.

Estamos asistiendo también a un feroz endeudamiento que lleva al país a una inevitable quiebra, similar a la del 2001, la única duda es cuando se producirá la catástrofe, la cual sólo se demora por la inmejorable situación económica en que encontraron el país Macri y sus secuaces.

Somos conscientes que nuestro sitio es apenas el trino de un gorrión, que apenas es escuchado entre el rugido de los tinarosaurius que asolan estas tierras.

Sin embargo, todo aporte por pequeño que sea, suma a ese gran conglomerado de voces que reclaman cotidianamente por una Argentina soberana y con mayor justicia.

Cotidianamente recibimos el ejemplo de aquellos que luchan contra el atropello oligárquico, ilumina el camino hacia la liberación, la entereza con que afronta su injusta prisión Milagro Sala, detenida por la dictadura jujeña, el coraje indomable de Cristina Fernández perseguida por un Poder Judicial corrupto, con jueces y fiscales que ya no caben en una servilleta.

Pero también resulta ejemplar la lucha y resistencia de los estatales, los maestros, los científicos, los bancarios, y muy especialmente la lucha desigual de los obreros de AGR-Clarín contra las arbitrariedades de la nefasta corporación.

En tiempos difíciles como estos es imprescindible rescatar y difundir a los pensadores nacionales, principal antídoto contra la ponzoña de las corporaciones que infecta las mentes de muchos argentinos con ideas retrógradas que alientan el odio, el racismo y la demonización de los más pobres.

Volver a la Página Principal