El Forjista

Clarínlandia

Los historiadores indicarán que entre diciembre de 2015 y el mismo mes de 2019 el presidente de la Argentina fue Mauricio Macri, pero quienes pretendan ahondar un poco más deberían agregar que quién gobernó e impuso su voluntad impunemente en ese período fue una poderosa corporación conocida como el Grupo Clarín.

No hace falta esforzarse demasiado para entender que este grupo económico es el que adopta las principales decisiones, y que aquellos votados por el pueblo son meros títeres predispuestos a obedecer ciegamente las disposiciones de los dueños de esa corporación.

Ni bien llegado al gobierno Macri derogó por decreto el articulado esencial de la Ley de Medios en lo que fue una muestra de amor incondicional porque era una reivindicación largamente reclamada por ese medio de comunicación hegemónico.

Tal es su poder que el paso siguiente fue designar nada menos que en la Corte Suprema de Justicia, a un abogado que había defendido al grupo, Carlos Rosenkrantz, quién para disimular se apresuró de eliminar de su sitio en Internet ese embarazoso antecedente.

Para continuar con las designaciones en el gobierno, el Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, pasó sin escalas intermedias desde los estudios del canal Todo Noticias TN al ministerio, pero además un dato no muy conocido es que Dujovne es Director de Papel Prensa otra de las empresas del Grupo Clarín.

Clarín fue el principal beneficiado con la pauta oficial con 337 millones de pesos en lo que va del año, es el medio que más ha cobrado en este concepto, precisamente la pauta publicitaria es una forma de sobornar a este medio y también un mecanismo para presionar y acallar a aquellos medios de comunicación que no comulgan con la ideología del Poder Ejecutivo.

El macrismo ha utilizado la pauta oficial y a la justicia corrupta para presionar a los medios para que despidan a los periodistas que se animan a criticar al gobierno, pero fundamentalmente a aquellos que denuncian el comportamiento mafioso del grupo Clarín, por eso es que Roberto Navarro fue despedido de la radio y la televisión y Víctor Hugo Morales fue echado en dos oportunidades de Radio Continental y C5N.

El grupo Indalo dueño de los pocos medios que planteaban cuestionamientos al oficialismo fue adquirido por un amigo del presidente, luego de una campaña orquestada por los medios de Clarín que compiten y que muchas veces pierden en el rating, en una maniobra que demuestra que la libertad de expresión ya no existe en nuestro país.

Otro instrumento fundamental en la defensa de los intereses económicos de Clarín es el corrupto Poder Judicial, el poder más desprestigiado en estos dos últimos años, que se ha mostrado absolutamente dominado y sometido a los dictados de la nefasta corporación.

El juez Julián Ercolini es un soldado del grupo hegemónico y en ese vergonzoso papel lo ha sobreseído por la participación de sus directivos en la apropiación de Papel Prensa durante la dictadura militar en que el grupo y sus dueños se comportaron como colaboracionistas y cómplices de los dictadores.

Muchos son los jueces devenidos en marionetas predispuestas a perseguir a todos aquellos que en algún momento se han atrevido a enfrentar a Clarín, una demostración de esto son los dos juicios contra Guillermo Moreno, un funcionario que ha dado muestras en todo momento de su honestidad y de su valentía para enfrentar a los poderosos, pero lo que intenta esta porción corrupta del Poder Judicial es disciplinar para que nadie se atreva a levantar la voz para denunciar el accionar mafioso de la corporación.

Un ejemplo de esa forma de actuar fue la participación decisiva del grupo para que el Futbol para Pocos le fuera concedida a sus socios comerciales Fox y Turner, amenazando con que si no se le concedía a quienes Clarín disponía iba a continuar con su juicio contra el Estado, en una extorsión sólo permitida por quienes son sus subordinados en el Poder ejecutivo.

Otra maniobra mafiosa del monopolio fue haber publicado el teléfono de la hija de la Procuradora Gils Carbó, que recibió infinidad de insultos y amenazas por los trolls financiados desde el Estado y que derivó en la renuncia de la ejemplar funcionaria.

Ahora el gobierno se dispone a aprobar la fusión entre Telecom y Clarín en lo que se convertirá en un monstruoso monopolio que no sería aprobado en ningún país serio donde se intente limitar el accionar nefasto de los monopolios y promover la competencia comercial.

Otra cuestión que ha caracterizado al grupo es el maltrato a sus trabajadores, hecho sobre el cual el Alfredo Leuco olvidó referirse al recibir un premio, entre paréntesis el premio a los subordinados de Magnetto también forma parte de este modelo neoliberal que premia la sumisión a los poderosos.

Volviendo al tema de la explotación de Clarín a sus trabajadores, señalemos que se ha intensificado en estos dos años con el cierre de la imprenta AGR propiedad del monopolio, que dejó en la calle a 380 trabajadores y donde el gobierno montó un impresionante operativo de represión.

Ahora Clarín y su socio el diario La Nación se dispone a cerrar la agencia noticiosa Diario y Noticias DYN empresa con 35 años de antigüedad que emplea a 100 trabajadores, tampoco Leuco se refirió a este asunto.

Por cierto, que dejamos en el tintero muchas de las maniobras del grupo para poner en evidencia su poder y la genuflexión de los funcionarios del macrismo siempre dispuestos a satisfacer el mínimo deseo de sus mandantes del monopolio.

A pesar de no ser tan exhaustivos creemos que cualquier historiador serio al referirse al mandato de Mauricio Macri dirá que por cuatro años la Argentina se transformó en Clarínlandia.

Volver a la Página Principal