El Forjista

Catorce años

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Milagro Sala

 

Cumplimos 14 años desde el inicio de nuestro sitio, y sin lugar a dudas, podemos decir que para casi todos los argentinos este último año ha sido el peor en mucho tiempo.

Estamos gobernados por una banda de ineptos atracadores que ante la posibilidad de que esta fiesta se les termine están dispuestos a apresurar el saqueo.

Mientras tanto sigue la prisión arbitraria de Milagro Sala promovida por el Nerón jujeño, el xenófobo Gerardo Morales y la mafia judicial se niega a investigar la responsabilidad de la Gendarmería de Patricia Bullrich en la muerte de Santiago Maldonado y el cobarde asesino de la Prefectura de Patricia Bullrich que mató por la espalda a Rafael Nahuel sigue libre, porque como en la época de la dictadura se trata de presentar un asesinato como un “enfrentamiento”.

Tenemos la firme esperanza que este sea el último año en que el neoliberalismo domine y someta nuestra Nación, pero para eso es necesario no sólo tener candidatos que representen los intereses e interpreten cabalmente los deseos de los sectores populares, también necesitamos dar la batalla cultural que no permita nuevamente a los argentinos actuar y votar contra sus propios intereses, asumiendo la defensa suicida de una minoría codiciosa.

Si el PRO ha quitado a los próceres de los billetes es porque el liberalismo quiere ocultar sus trapisondas del pasado, necesita esconder su nefasta historia y la entrega del país que siempre ha intentado.

Tenemos la honda preocupación porque no vemos a la dirigencia del Movimiento Nacional y Popular tener un auténtico interés por difundir y enseñar la verdadera historia de nuestras luchas de liberación que comenzaron con las guerras de la Independencia, continuaron con los caudillos federales y los movimientos nacionales del siglo XX, el yrigoyenismo y el peronismo, y ha tenido en el siglo XXI su mejor expresión con el kirchnerismo.

Nuestros jóvenes, muchos de ellos interesados en la política a partir del gobierno de Néstor Kirchner, constituyen un factor progresista y dinámico que representa una legítima voluntad de transformación pero que debe estar complementada con el aprendizaje de la historia nacional en su mejor versión que es la que nos legaron los maestros del revisionismo histórico.

También es indispensable que haya una sistemática difusión del pensamiento nacional, ese ha sido el objetivo de nuestro sitio desde su inicio, porque una persona imbuida de esas convicciones nunca será engañada por la propaganda infame de las grandes corporaciones mediáticas ni por consultores que aconsejan a sus políticos hacer de la mentira y el engaño una herramienta para llegar al poder.

Por eso es que, hemos publicado biografías de Perón y Eva Perón, que han sido dos de las personalidades históricas más difamadas por mercenarios al servicio de la oligarquía, por eso es que estamos trabajando en una biografía de Néstor Kirchner, también calumniado por pseudo periodistas que han prostituido esa profesión.

También por esa razón es que uno de nuestros primeros trabajos fue el de estudiar y difundir la gloriosa Resistencia Peronista, gesta épica que muestra que un pueblo convencido no puede ser vencido aún en las peores circunstancias.

Obviamente que necesitamos de buenos candidatos, y sobre todo de una candidata que al menos un tercio de los argentinos queremos que vuelva a dirigir los destinos de nuestra patria, porque ha mostrado el coraje, la capacidad y el patriotismo que no son tan fáciles de encontrar en nuestra actual fauna política.

Pero además de buenos candidatos y de un programa transformador, cuestiones indispensables para ganar las elecciones, es necesario dar una frontal batalla cultural que no nos ha sido favorable desde el momento en que el 51% de los argentinos votaron por la tercera etapa neoliberal que está destruyendo la Nación y está llevando a los hogares argentinos a la desesperación.

Por último, consideramos fundamental resistir en la calle el proyecto neoliberal, muchos son los argentinos preocupados y enojados pero la mayoría permanece ensimismada, hay que convencerlos a que salgan y den a conocer su bronca en la calle que es en el único lado en que sirve, no podemos quedarnos a esperar hasta las elecciones para modificar la realidad, la lucha contra los tarifazos y las protestas para evitar que se cierren colegios ha sido un buen ejemplo de resistencia popular.

Volver a la Página Principal