El Forjista

El 'negro' Silva y los afrodescendientes en Argentina

 

Capítulo 6 - La Marcha de San Lorenzo

 

Una vez que renuncia al ejército se dedica a dar clases, armar orquestas y seguir componiendo, regalando casi todas las partituras que compuso, también gana un premio con una orquesta llamada “Los marinos africanos”.

El 16 de febrero de 1898 nace su primer hijo al que llaman Jacinto, finalizando ese año la Sociedad Italiana Unione e Benevolenza de Venado Tuerto, en la provincia de Santa Fe, le propone organizar una banda y fundar una escuela musical.

Así es como se muda con su esposa y su hijo a esa ciudad donde podrá dar muestras de todo su potencial y talento musical, aunque su actividad no se limita a la música porque también ejerce como maestro enseñando a algunos colonos italianos que eran analfabetos, función que puede cumplir con solvencia debido a su conocimiento de ese idioma.

Reiteradas veces los servicios de la orquesta eran requeridos desde pueblos vecinos a los que se trasladaban para animar los bailes o los actos públicos.

Sus actuaciones y las de la banda que había formado no se limitaba a los actos de la colectividad italiana, también se presentaba con entusiasmo en los festejos de otras colectividades fue así que participó en las primeras romerías efectuadas en Venado Tuerto de la colectividad española.

No era católico, sin embargo mantenía una excelente relación con el padre Félix quién de tanto insistir logró que bautizara a sus hijos, eran habituales que entre ellos se entablara discusiones acerca de temas filosóficos y religiosos, que a pesar de las discrepancias nunca terminaban en enojo de ninguno de los dos, el sacerdote era un cura gaucho que con su sulky recorría los ranchos para invitar a los feligreses a concurrir a misa e instarlos a bautizar a sus hijos, pero también a preocuparse por sus problemas.

Eran habituales los viajes que realizaba a Rosario a encontrase con viejos amigos como Florencio Sánchez y otros intelectuales con los que disfrutaba discutir sobre los más diversos temas, entre ellos se encontraba Celestino Pera que era abogado y diputado provincial.

Fue en Venado Tuerto donde compuso la marcha de San Lorenzo pero aquí hay discrepancias entre su familia y aquellos historiadores que se han puesto a escribir cortas historias sobre su vida.

Dicen esos historiadores que la marcha fue escrita para homenajear al ministro de Roca el general Pablo Richieri y que fue este el que le dijo que le pusiera el nombre de la ciudad donde había nacido: San Lorenzo en Santa Fe.

En cambio, su hijo Alberto nos dice algo muy diferente, Celestino Pera fue el que lo instó a escribir una marcha que homenajeara al General José de San Martín por la admiración que ambos tenían por el Libertador, incluso en un principio el mismo Cayetano pensó en ponerle letra pero después consideró que sus dotes para la escritura no estaban a la altura que se merecía San Martín.

La marcha fue compuesta a inicios del año 1901, el maestro decidió dedicar esa obra al ministro de Guerra, Pablo Ricchieri, decisión que permitió que la misma fuera aceptada de inmediato, fue una estrategia publicitaria aunque justo es decir que no le trajo ningún beneficio económico, si el que la marcha fuera prontamente conocida.

Richieri por su parte se entusiasmó de inmediato con la marcha y se ocupó de distribuirla en el Ejército y designarla la marcha de desfile del Ejército que debía ser tocada en todo acto oficial, su primera ejecución oficial se realizó el 30 de octubre de 1902.

La letra de la marcha fue escrita entre 1907 y 1908 su autor fue el profesor Carlos Javier Benielli, nacido en Mendoza el 26 de marzo de 1878 y que falleció en San Andrés Partido de San Martín, Provincia de Buenos Aires, el 4 de noviembre de 1934.

La marcha se popularizó en 1910 a partir de los festejos del centenario de la Revolución de Mayo, cuando fue adoptada como canción patriótica en todas las escuelas del país.

Ir al siguiente capítulo

Volver al índice